Caffeine 1850629  340

TUESTE NATURAL VS TUESTE TORREFACTO

El consumidor actual cada vez le da mas importancia al origen de los alimentos que consume. Los alimentos naturales son mucho mas digeribles por el organismo que los productos procesados y con aditivos. Con el café pasa lo mismo.

¿De dónde procede el café?
El café procede de la semilla de una planta, que es posteriormente tostada y molida, para obtener así el café que consumimos. Sin embargo, lo que se desconoce es que no todos los tuestes de esta semilla son iguales.
En 1901, José Gómez Tejedor patentó el café torrefacto. En el proceso de elaboración del café torrefacto se utiliza sacarosa o jarabe de glucosa (en una proporción máxima de 15 kg de azúcar por cada 100 kg de café verde), que al ser tostada a altas temperaturas, se carboniza. Como consecuencia la semilla pierde su sabor, se potencia el sabor amargo y se obtiene ese color negro. Así pues, estamos consumiendo un alimento quemado.

Pero, la cuestión es, ¿por qué se comercializa un café de tan poca calidad? la respuesta es sencilla, porque es más económico, así la semilla lleva menos café y se obtienen mayores cantidades con ese aspecto negro que da la sensación de ser más fuerte, nada más lejano a la realidad.

El café de tueste natural no lleva aditivos, se tuesta sin azúcar y por lo tanto tiene un color más claro. El café natural está al alcance de todos. En los envases que vemos en los supermercados, aparece bien claro la cantidad de café torrefacto y café natural que contiene, pero con el gran desconocimiento que existe sobre el café, pasa desapercibido.

Consumir café 100% natural es, a la larga, mas beneficioso para nuestra salud, en dosis moderadas puede prevenir enfermedades neurodegenerativas, prevenir diabetes tipo 2 y además conservar mejor los aromas del café, aportando así un mejor sabor.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *