Sad

¿Por Qué Los Muy Cafeteros Se Suicidan Mucho Menos?

– ¿Es Tan Malo Como Lo Pintan?

Es muy frecuente escuchar que el café es malo para la salud. Son muchas las frases negativas que escuchamos: Que nos impide dormir bien, que termina causando adicción, que provoca hipertensión…

Como dice el refrán, del abuso no se saca nada bueno. Del café tampoco, claro. Si tomamos diez tazas de café al día lo más lógico es que no peguemos ojo y estemos como una moto… Pero no es tan malo como lo pintan.

El café tiene mala reputación porque desde hace muchos años se asocia con otros hábitos que no son muy saludables, como beber mucho alcohol, fumar o el sedentarismo. Se le ha pegado esa mala fama y es difícil quitársela. Pero no está todo perdido. Hay personas que se ha empeñado en sacar a relucir los beneficios del café y han encontrado bastantes más de los que nos pensamos.

Por ejemplo, seguramente nunca te hubieras imaginado que el café disminuya el riesgo de suicidio. Pues sí, como lo lees.

– ¿Deprimido?: ¡Toma Cafeína!.

En California realizaron un estudio en el que encontraron resultados muy curiosos. Existía una relación inversa entre el consumo de café y el riesgo de suicidio. Dicho de otra forma, cuanto más café bebían los pacientes menor riesgo de suicidio existía.

El estudio duró 10 años y se realizó con más de 128.000 hombres y mujeres que participaban en un plan de salud de California. Se encontró que el riesgo relativo de suicidio disminuyó un 13% por cada taza de café que consumían diariamente.

Pero ojo, porque esta asociación no es infinita. También se ha visto que si te pasas con el número de tazas de café, el efecto puede ser el contrario…

– ¿Después De Las Comidas, Doctor?

Está claro que queda mucho por estudiar sobre los efectos del café en nuestro organismo, pero de momento ya existen trabajos que nos enseñan que el café no es tan dañino como se pensaba.

Aunque vuestro médico nunca os dirá “Tómese una tacita de café antes de cada comida”, ya vamos sabiendo que tampoco nos matará tomar café de vez en cuando. Eso sí. Sin pasarse. Más tazas de las razonables podrían darte un mal sueño.

 

Foto: Flickr / Leyram Odacrem

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *